Consejos para Mejorar la Enseñanza del Idioma Inglés en el Aula

En las escuelas, enseñar inglés como segunda lengua se ha convertido en una prioridad, y con razón. Esto se debe a que ofrece numerosas ventajas a los jóvenes, que no solo mejoran su vida académica, sino que también amplían sus oportunidades en el mundo profesional.

Vamos a explorar las razones clave por las que la formación académica en inglés es crucial, así como algunas estrategias para mejorar la enseñanza de este idioma en tu escuela.

Aprender Inglés: Más que un Privilegio, una Prioridad

En la sociedad altamente conectada en la que vivimos hoy en día, interactuar con personas y culturas de todo el mundo es algo común, especialmente en Internet.

Considerando que más del 52.3% de los contenidos en línea están en inglés y que más del 26% de los internautas de todo el mundo dominan el idioma, podemos apreciar claramente el valor de aprender inglés para los niños y jóvenes de las generaciones actuales.

A menudo se habla sobre la importancia del inglés en el desarrollo de los estudiantes, pero a veces se menciona sin comprender plenamente las repercusiones positivas que puede tener la enseñanza de este idioma en las aulas.

Desafíos al Aprender Inglés

Para quienes están aprendiendo inglés, estudiarlo al mismo tiempo que abordan materias académicas como ciencias o estudios sociales puede ser un reto mental considerable. Por lo tanto, es normal que puedan enfrentar dificultades en ocasiones; sin embargo, los estudiantes de inglés también pueden experimentar desafíos más profundos en el aprendizaje. Según la Dra. Alba Ortiz, profesora e investigadora de la Universidad de Texas en Austin, existen tres tipos de condiciones que pueden llevar a dificultades de aprendizaje en estudiantes de inglés.

Dificultades de Tipo 1: Estas dificultades surgen del entorno de aprendizaje. Por ejemplo, los estudiantes de inglés pueden no tener acceso a una enseñanza efectiva del idioma o pueden encontrarse con que las lecciones en el aula dan por sentado ciertas experiencias de vida o conocimiento cultural que ellos no tienen.

Leer También:  Cómo Aprender a Dibujar: Consejos y Técnicas

Dificultades de Tipo 2: Estos desafíos de aprendizaje podrían resolverse en el aula si se identifican de inmediato y se brinda enseñanza adicional. Si un estudiante no recibe ayuda rápida, el problema de aprendizaje puede empeorar y llegar a confundirse con una discapacidad de aprendizaje (véase Tipo 3 a continuación).

Dificultades de Tipo 3: Se refieren a problemas de aprendizaje que no están relacionados con el entorno de aprendizaje. Es posible que un estudiante tenga una discapacidad de aprendizaje (DA) que le dificulte comprender, recordar o utilizar el conocimiento y las habilidades que se les enseñan. Los estudiantes con discapacidades de aprendizaje tienen un nivel de inteligencia promedio o superior, pero necesitan apoyo adicional de un maestro de educación especial, además de la enseñanza regular en el aula, para tener éxito en la escuela.

Si tienes la impresión de que tu hijo puede tener una discapacidad de aprendizaje, es importante confiar en tus instintos y solicitar que lo evalúen en la escuela. Sin embargo, antes de tomar esta decisión, puede ser útil considerar cómo el entorno de aprendizaje (Dificultad de Tipo 1) o los problemas en la enseñanza (Dificultad de Tipo 2) podrían estar contribuyendo a los desafíos académicos de tu hijo.

¿Por qué los Estudiantes no Aprenden Inglés? 5 Razones que Debes Conocer

Esta pregunta preocupa a muchos expertos en educación y lenguaje en América Latina. A pesar de los esfuerzos por implementar mejores estrategias y recursos, las estadísticas muestran que no se han logrado avances significativos año tras año.

Se destinan alrededor de 450 horas de estudio en promedio a la enseñanza del inglés, desde la primaria hasta el bachillerato, tiempo que podría considerarse suficiente para alcanzar un nivel aceptable en el idioma (entre intermedio y avanzado).

Sin embargo, existen varios factores que limitan el proceso de enseñanza del inglés, y varios estudios coinciden en cinco factores recurrentes en las escuelas:

1. Programas Desactualizados: Este problema se presenta con mayor frecuencia en las escuelas públicas. Muchos contenidos se reciclan año tras año sin tener en cuenta las transformaciones y avances tecnológicos y socioculturales.

Leer También:  El Impacto del Aprendizaje Visual en el Desarrollo Infantil

2. Incongruencia en los Objetivos: La enseñanza del inglés debería centrarse en que los estudiantes alcancen un alto nivel de habilidad y competencia comunicativa; sin embargo, a veces los docentes sienten presión por cumplir con el programa escolar y las evaluaciones, lo que puede desviar el enfoque de la formación académica en inglés.

3. Falta de Diversificación en las Dinámicas Pedagógicas: Tanto los programas de enseñanza como los recursos pedagógicos tienden a mantenerse sin cambios durante mucho tiempo. En muchas escuelas, se siguen utilizando ejercicios repetitivos y actividades basadas únicamente en el libro de texto oficial, lo que puede desmotivar a los alumnos.

4. Carencia o Uso Ineficiente de Recursos:  La falta de infraestructura y recursos adecuados para la enseñanza del inglés es un desafío importante. A pesar de esto, en la era actual, con avances tecnológicos enfocados en la educación, el acceso a recursos innovadores y gratuitos es cada vez más viable.

5. Falta de Capacitación Docente en Inglés: Relacionada con la falta de recursos, está la falta de capacitación pedagógica en el sector. En algunos países, como México, un estudio reveló que el 52 % de los docentes de escuelas públicas que enseñan inglés no alcanza el nivel básico (B1 del MCER), que se espera para un estudiante de tercer año de secundaria.

Es esencial abordar estas problemáticas y proponer alternativas pedagógicas efectivas para enfrentar estos desafíos y lograr resultados reales en el corto y mediano plazo.

Ideas Sencillas para Mejorar la Enseñanza del Inglés

1. Aprender Jugando: En muchas escuelas, todavía se utiliza el enfoque tradicional de enseñanza, donde los alumnos memorizan vocabulario y reglas que a menudo olvidan. Para evitar esto y lograr que los estudiantes realmente aprendan, es beneficioso incorporar actividades lúdicas. El juego es una de las formas más efectivas de aprender, ya que motiva a los alumnos y los predispone mejor hacia el conocimiento. Algunas actividades incluyen:

• Debates sobre temas de interés.

• Juegos de mesa como Scrabble o Pictionary.

Leer También:  Becas en Irlanda: Descubre tus Opciones para Estudiar en el Extranjero

• Karaoke.

• Tarjetas de aprendizaje con vocabulario.

• Rompecabezas.

• La búsqueda del tesoro.

• Juegos de palabras.

Estas actividades mejoran las cuatro habilidades comunicativas básicas: escritura, habla, lectura y escucha. La lista de posibilidades es infinita y depende de la creatividad del profesor. Cualquier actividad que involucre la interacción de los estudiantes entre sí o con objetos será beneficiosa para su aprendizaje.

2. Inmersión en Situaciones Reales: Aprender un nuevo idioma es más desafiante cuando el entorno circundante se comunica en otro idioma. Para mejorar la enseñanza del inglés, puedes convertir el aula en un entorno 100% anglosajón, donde los estudiantes se comuniquen exclusivamente en inglés.

Si encuentran palabras desconocidas, aprenderán a hacerse entender. Puedes diseñar actividades del mundo real, como presentaciones, pedir direcciones, leer mapas, hacer pedidos en restaurantes, resolver problemas y buscar empleo. Además, enseñar modismos locales de países angloparlantes puede ser útil cuando los estudiantes viajen.

3. Utilizar Plataformas de Aprendizaje en Línea: La tecnología ha brindado nuevas oportunidades de enseñanza. Las plataformas de aprendizaje en línea, como las aulas virtuales, permiten la enseñanza a distancia a través de Internet. Estas herramientas pueden mantener a los estudiantes interesados y fomentar el aprendizaje autónomo, ya que no requieren la presencia constante de un maestro.

Estrategias Pedagógicas Efectivas

Las estrategias pedagógicas son acciones diseñadas para facilitar el aprendizaje y obtener los mejores resultados. A continuación, se presentan algunas estrategias que pueden generar un impacto significativo en el aprendizaje del inglés:

• Conectar los contenidos con la vida cotidiana de los estudiantes.

• Cambiar el enfoque de las clases para que los objetivos sean más atractivos.

• Ampliar la variedad de recursos pedagógicos disponibles, como la gamificación y el aprendizaje móvil.

• Fomentar la colaboración entre pares y crear redes de aprendizaje.

• Establecer continuidad en los procesos de aprendizaje y adoptar evaluaciones descriptivas.

Estas estrategias pueden mejorar la enseñanza del inglés y motivar a los estudiantes a aprender de manera más efectiva. La clave es adaptar estas ideas a las necesidades y recursos de cada institución educativa.

(Visited 21 times, 1 visits today)
Categorías educacion

Deja un comentario